Inicio / Información para Turistas / Historia de la provincia de Misiones

Historia de la provincia de Misiones

Parte de la Historia de la provincia de Misiones, el Ferry cruzando el río Paraná.

“HISTORIA DE LA PROVINCIA DE MISIONES”:

La Provincia de Misiones, tal como la conocieron los conquistadores españoles, estuvo poblada en su gran mayoría, por indígenas pertenecientes a la tribu de los guaraníes, quienes junto a otras tribus como los Tupimbá, Amaguá, Amoiripá, Tupirapé, conformaban la denominada “nación guaraní”, dispersados y con fuertes influencias que perduran hasta nuestros días entre Argentina, Brasil, Paraguay y Bolivia.
 
Una vez descubiertas estas tierras por los españoles, y en su lucha por la conquista de más territorios, con su par Portugal, el Rey Felipe II, en las Instrucciones dadas al Tercer Adelantado ( especie de representante del rey en las zonas asignadas al Adelantado ) ordenó convertir a los aborígenes al catolicismo, junto con la pacificación entre éstos y los españoles, entre los objetivos más importantes.
También es de suma importancia un acontecimiento que tuvo vital importancia para el futuro de la región, como fue la creación de la Compañía de Jesús, fundada en 1534 por Iñigo López de Recalde de Oñaz y Oyola (San Ignacio de Loyola) y aprobada por el Papa Paulo III, como orden religiosa en 1540.
Se trataba de una organización internacional de carácter vertical, cuya autoridad máxima era el General, y así, el Padre General de la Compañía de Jesús, Claudio Acquaviva, creó desde su sede en Roma, la Provincia Jesuítica del Paraguay, el 9 de febrero de 1604, nombrando como primer Provincial al Padre Diego de Torres Bollo. Esta provincia comprendía vastos territorios, los actuales: Argentina, Paraguay, Uruguay, parte de Bolivia, Chile y todo el sur del Brasil.

LAS REDUCCIONES JESUÍTICAS:

Se trataba de una compleja organización multidisciplinaria, que comprendía la formación integral de los aborígenes, desde su conversión al catolicismo, hasta la formación en diversas tareas de producción y arte.
Podemos decir que desde el punto de vista de la infraestructura necesaria para llevar a cabo el cumplimiento de tales ambiciosos objetivos, las reducciones contaban en líneas generales con un una Iglesia, un Colegio y un Cementerio, también las viviendas familiares, además de hospitales, depósitos, talleres, terrenos dedicados a la agricultura, etc. todo teniendo como centro la Plaza Central.
Mas avanzado el tiempo, fruto del constante avance del Iluminismo y la difusión de la masonería, se inician los ataques contra la Iglesia Católica y por ende a la Compañía de Jesús, lo que termina con la expulsión de los Jesuitas en 1768.
Cabe destacar que más de 60 fueron las reducciones fundadas pero no todas perduraron. Principalmente los ataques de otros aborígenes motivaron el traslado de muchas, el abandono de otras o la fusión de dos o más en una sola reducción.
Así, ante esta situación y para no dejar en vano todo el trabajo realizado, es que en reemplazo de toda la compleja organización establecida por los Jesuitas de la Compañía de Jesús, se estableció una nueva organización política y administrativa de las misiones.
Lo claro y lo concreto es que las reducciones se fueron despoblando paulatinamente debido a dos principales causas: la alta tasa de mortandad y el descenso de la calidad de vida. Las migraciones estuvieron orientadas hacia Corrientes, los pueblos de Entre Ríos, Río Grande, Buenos Aires y Paraguay. Lugares donde eran muy requeridos por su capacidad laboral en tareas domésticas, rurales y artesanales.
Actualmente están en condiciones de ser visitadas por el grado de mantenimiento de sus instalaciones, cuatro Reducciones Jesuíticas: San Ignacio Miní, Santa Ana, Nuestra Señora de Loreto y Santa María La Mayor, todas dentro de la provincia de Misiones.

HACIA NUESTROS DÍAS:

Un punto muy importante en la historia de la región y de nuestra Provincia, es la tarea realizada por San Roque González de Santa Cruz, quien fue uno de los más destacados misioneros de ésta parte de América. Se desempeñó en diversas actividades apostólicas, en múltiples lugares y circunstancias. Aunque siempre en su corazón, el deseo latente de llegar hasta los mismos indígenas para evangelizarlos. En 1609 ingresó en la Compañía de Jesús y comenzó a ser el gran misionero del Plata.
En 1613 reconstruyó la misión de San Ignacio (actual Provincia de Misiones), quedándose en la zona hasta 1619. Fundó nuevas misiones, las organizó y les dio estabilidad de acuerdo con sus posibilidades. Las crónicas de la época lo presentan “sumido en la pobreza más dura y en una intensa y desigual lucha contra pestes de distinto tipo, entre ellas contra el cólera”.
Por otra parte, por su geografía y estratégica ubicación, la Provincia de Misiones fue producto de numerosos deseos de apoderamiento por parte de pueblos vecinos, por lo que siempre debió ser protegida, destacando en éste sentido la tarea desempeñada por Andrés Guacurarí, indio guaraní nacido en Santo Tomé o San Borja, probablemente el 30 de noviembre de 1778.
A su trabajo incansable se debe la lucha contra las fuerzas extranjeras que invadieron territorio misionero junto con la defensa de los principios federalistas de la época.

LOS ÚLTIMOS PASOS:

El 22 de diciembre de 1881, el Presidente de la Nación Argentina, Dr. Julio Argentino Roca, promulga el decreto de ley de Federalización de Misiones, y por este acto, Misiones pasa a convertirse en Territorio Nacional del Estado Argentino, recobrando parcialmente su autonomía al separarse de la provincia de Corrientes.
Esta era una forma de reafirmar la soberanía nacional, e iba acompañada de toda una política tendiente a garantizar la presencia del Estado Argentino a través de la Educación, la Justicia, la Seguridad y obras de infraestructura.

LOS INMIGRANTES:

Cabe destacar un punto importantísimo y harto conocido por los turistas que nos visitan, la cantidad de inmigrantes que habitan nuestra Provincia de Misiones. Este movimiento es el reflejo de la promulgación de la Ley de Inmigración y Colonización mediante la cual se fomenta la inmigración de colonizadores europeos con el fin de poblar los extensos territorios vírgenes de la Argentina, como una forma de afirmar la soberanía nacional y una forma de incorporar fuerza de trabajo a una nación joven y de gran riqueza. El Territorio Nacional de Misiones se beneficiará de la política inmigratoria generada por el Estado Nacional y ello dará pie a la conformación de una sociedad plural en lo racial, lo religioso y lo cultural; haciéndose esto notar en la fisonomía de sus habitantes, la arquitectura de sus templos religiosos, la cantidad de confesiones existentes y la traza de sus ciudades.
En el caso de Misiones podemos identificar dos corrientes colonizadoras principales: una que es fruto del incentivo oficial o gubernamental, y otra que surge de la acción privada o de particulares.

I) LA COLONIZACIÓN OFICIAL (1883 – 1927):

Este tipo de colonización se dio principalmente en el área sur de la provincia, contando con fuerte apoyo estatal; y se centró en los lugares donde se habían desarrollado los viejos poblados jesuíticos: Apóstoles, Concepción de las Sierras, Santa Ana y San Ignacio, entre otros. Los primeros inmigrantes que participaron de la colonización oficial fueron polacos y ucranianos, los cuales procedían de Galitzia, región perteneciente al Imperio Austro-húngaro. En su generalidad eran campesinos pobres que no tenían posibilidades de acceso a la tierra en Europa, estando sumamente limitadas sus posibilidades de progreso y emigrar hacia América constituía para ellos una tangible esperanza de prosperidad.

II) LA COLONIZACIÓN PRIVADA (1920 – 1945):

Esta colonización fue realizada a través de compañías colonizadoras que se crearon al efecto. Estas compañías estaban relacionadas con poblaciones e intereses alemanes, esto se debe a que – luego de terminada la 1º Guerra Mundial Alemania promueve la migración de parte de sus habitantes hacia Sudamérica; ya que la situación económica de Alemania es desesperante.
Hacia fines de la década de 1940 podemos hablar ya de que Misiones se constituye en una verdadera sociedad plural, en la cual conviven las más variadas razas, confesiones y nacionalidades; Misiones es en ese momento una provincia argentina habitada por gente proveniente de: Alemania, Rusia, Ucrania, Austria, Finlandia, Noruega, Polonia, Italia, Dinamarca, Suecia, Paraguay, Suiza, Brasil, El Líbano, Francia, Inglaterra, España y Siria.
Luego de finalizada la 2º Guerra Mundial llegarán a Misiones un nuevo grupo de inmigrantes provenientes de Japón, estos se asentarán en Garuhapé, Jardín América y Oasis. Y ya a fines de la década de 1970 llegan a Misiones inmigrantes procedentes de Laos; estos poseen la particularidad de llegar con un status muy especial, llegan como refugiados de guerra, bajo el auspicio de la ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). Y recientemente, en la década de 1990 se incorporan a la sociedad misionera familias procedentes de Corea del Sur y de Taiwán (China Nacionalista).
En el año 1953 – por iniciativa del Presidente de la Nación Argentina, Juan Domingo Perón – el Congreso sanciona la Ley 14.294 por la cual se provincializa el Territorio Nacional de Misiones. Así, Misiones vuelve a tener el status de Provincia Argentina y recobra su plena autonomía como estado federal.

Comprueba esto también

Turistas de Europa que deseen conocer Misiones.

Turistas de EUROPA

“TURISTAS DE EUROPA QUE DESEEN VISITAR MISIONES”: La información para Turistas de Europa que deseen visitar Misiones …

Deja un comentario